martes, 16 de octubre de 2012

Aprender a luchar



 

Cuando todo está tranquilo es que viene la tormenta... Cuando un cúmulo de alegrías pende de un hilo, es momento de reflexionar. No que quiera cuestionar mi realidad, o la suya.. Sólo que hace un tiempo vengo cruzándome con usted, me ignora en ocasiones y lo entiendo.. Me saca de quicio cuando estoy tranquila, también comprendo.....

Más ahora que yo le doy mucho tiempo, es justo que aclare la situación y deje de ser aquel soldado que apenas escucha un disparo y sale corriendo. Mi descargo por este medio no es por temor a enfrentarlo. Diría que es la manera diplomática que uso yo para hacerle saber que cuenta conmigo.. Pero en la lucha..
Despierte de ese sueño de niño, tome su lanza y diríjase al oso que está viniendo a hacerle frente... Defienda lo suyo como si el futuro estuviese en juego.. Agárrese de la cuerda más ancha y hágale saber a su oponente que esta última lucha será hasta vencer...
Mientras tanto, aquí estaré para cuando necesite... Hasta que la paciencia diga BASTA!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario