jueves, 19 de diciembre de 2013

Debe Brillar



Al final por más lúgubre que se encuentre el camino, el sol ha de brillar. Así las circunstancias limiten y el miedo  retraiga a pretender llegar a aquello que formaba parte de un sueño, la meta será factible de ser una realidad. Bien dicen que las aguas en el parabrisas limpian el panorama y puede ser entonces visualizado el paisaje más claramente.. 
Hoy las ideas de una orilla se hacen remotas, el rescate del príncipe es inalzancable. Tantas decisiones importantes en un mismo momento, hacen estallar hasta al cristal más resistente.. Pero la verdad es que después de oír aquella voz particularmente agradable de aliento, las fuerzas se renuevan como si lo presente fuese sólo una pequeña e ingrata parte de la realidad, y así vamos avanzando hasta que sin imaginarlo, aquello que estaba en la lejana orilla, formará parte de este suelo arenoso. 
Lo inevitable es decidir y entonces caminar será todo un manantial en medio del desierto.